Lo + Viral Historias

Palito, la callejera que perdió a su dueña en una tragedia y pudo encontrar una nueva familia

Tiene 10 años y varias vidas. Primero, fue rescatada por un grupo de estudiantes y llevada al refugio El Campito. Allí la adoptó una médica. Una tragedia terminó con la vida de la mujer pero, después de varios años, la perrita logró tener una segunda oportunidad.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
07/10/2018 -

"Palito es sencilla", cuenta Fernanda Rosen, una psicóloga que hoy es dueña de una perrita que supo conquistarla hace algunos años atrás. Sí, Palito es una perra que a simple vista, podría parecerse a muchas: estatura media, pelaje negro, y una mirada que recuerda a la de muchos perros con años de calle y abandono. Pero lo cierto es que su historia tiene poco de ordinaria.

Hace unos diez años, un grupo de estudiantes de un colegio de Mármol la encontró en la calle junto a otros cachorros. Movidos por la situación en la que estaba, decidieron llevarse en secreto a los perros a sus respectivas casas. Pero un día el padre de uno de los chicos se percató de la situación y decidió contactarse con un refugio para llevar a todos los perros a ese hogar transitorio.

Los cachorros fueron adoptados rápidamente, incluyendo a Palito. Su dueña era una joven médica. Pero poco duró el hogar de la todavía pequeña Palito. En 2010, fue llevada nuevamente al refugio por los familiares de la médica que, según les contaron a los responsables de El Campito, había muerto en una tragedia fuera del país.

Y así quedó Palito, nuevamente a la espera de una familia, con la esperanza de que alguien volviera a enamorarse de ella y la llevara a su casa. Y pese a que el refugio es un hogar de tránsito, Palito pasó allí varios años, unos seis. En ese tiempo, Fernanda Rosen comenzó a sumarse como voluntaria. Allí, su marido, Sebastián, conoció un día a Palito y se conmovió con el cariño que recibió cuando se acercó a ella. Como ya tenían tres perros adoptados y una bebé pequeña (Serena, que hoy tiene 8 años), tardaron en decidirse por adoptar un nuevo perro. Finalmente, lo hicieron y sumaron a su familia a Palito.

Hoy, con tres años en su nueva casa, es una más de una gran familia. Un hogar que también se agrandó con la llegada del segundo hijo de la pareja, Luciano, hace dos años atrás.

"Yo creo que ellos tienen un particular agradecimiento. Son perros que ya saben todo. No les tenés que enseñar nada. Más los perros adultos de refugio, quizás los cachorros no tanto. Los perros adoptados de entre 5, 6, 7 años son perros que vienen con una calle y un saber, y tal vez un perro que viene de criadero tiene otras dificultades", cuenta Fernanda.

Y agrega: "Se adaptó súper bien, es súper dulce y con los chicos tiene esa cosa especial y es porque ellos la rescataron".

Lo cierto es que, con una década de vida, y después de tanto sufrimiento y de mucho esperar, Palito también tiene hoy su final feliz.

Fuente: TN


Dejanos tu comentario
Últimas noticias